LOGO OPTIMA FLAT -Sin slogan (COLOR).png

¿Con qué frecuencia se debe remodelar una tienda?

Muchos propietarios de comercios retail se preguntan por qué deben hacer remodelación de tiendas y la respuesta es muy simple: la competencia en la calle ha aumentado en los últimos años. Las tiendas minoristas no solo tienen que competir entre sí, sino también con las tiendas online, que tienen pocos o ningún gasto.


Sin embargo, a la gente le sigue gustando ir de compras, y la forma en que tu establecimiento se distingue de los demás puede suponer una gran diferencia en tus resultados. Lo que la gente ve y siente cuando atraviesa las puertas de tu tienda es importante.


Hoy en día se utiliza todo tipo de tecnología y psicología para mejorar la experiencia del cliente. Cuando se decide emprender una reforma, no se trata solo de poner en orden algunas cosas y hacerlas más atractivas, sino de cimentar lo que representa tu marca.



El mantenimiento retail periódico definitivamente mejora la afluencia de clientes. A todo el mundo le gusta lo nuevo y una buena reforma puede hacer que entre más gente a tu tienda. Las marcas y las decoraciones a menudo empiezan a perder su atractivo después de un tiempo, por lo que la gente se va a otro sitio.


¿Con qué frecuencia se debe hacer la remodelación de una tienda?


Reforzar el atractivo de una tienda con regularidad no solo es importante. De hecho, es una obligación si quiere mantenerse en el competitivo sector minorista actual. Asegúrate de que no se te escapen las alarmas. Te dejamos con cuatro señales clave que exigen que se tomen algunas medidas para una renovación adecuada de la tienda.


1- Han pasado 5 años o más desde la reforma de tu tienda


El atractivo de una tienda minorista tiene fecha de caducidad. Los minoristas deben mantener el aspecto de sus tiendas actualizado y fresco para destacar entre la competencia. Y no se trata de tener la tienda más grande o más brillante.


Por el contrario, hay que asegurarse de que la identidad y el mensaje de la marca sean coherentes en todas las tiendas y seguir las tendencias actuales de diseño de interiores.



Esto puede lograrse refrescando y reproduciendo el mismo aspecto en todas las tiendas, asegurándote de que el mobiliario y los accesorios son los mismos en todas las tiendas, que la señalización y la marca son precisas y responden al mensaje, y que los acabados y el aspecto general de la tienda hacen justicia a tu marca.


2- Numerosos elementos de la tienda fallan


Algunas de las cosas que pueden fallar en tu tienda es el rendimiento de sus instalaciones y accesorios, que ocurran derrumbes fácilmente en las estanterías o que el esquema de iluminación sea inadecuado para la distribución de tu tienda.


Si solo tienes problemas con estas pocas cosas, la buena noticia es que pueden rectificarse fácilmente con un par de reformas para mejorar la experiencia de tus clientes. Sin embargo, si la lista se alarga, tal vez sea el momento de pensar en un cambio de imagen general.


3- El diseño de la tienda ya no te sirve


Puede que tu tienda tenga un aspecto cansado o que las instalaciones hayan pasado a mejor vida. Tal vez el flujo de la tienda ya no funcione. La mercancía de tu marca ha cambiado, pero tus tiendas aún no se han puesto al día.


El diseño de la tienda es uno de los criterios clave que afectan a la calidad de la experiencia del cliente. En última instancia, se puede medir fácilmente el rendimiento de una tienda en función de su recaudación mensual.



Por ejemplo, si no se produce el habitual aumento de las ventas antes de la temporada de vacaciones, puede que sea el momento de plantearse una renovación del diseño de la tienda.


4- La tienda ya no goza de la afluencia de público que tenía antes


Quizás el signo más revelador sea la disminución de la afluencia de público y, por tanto, de los beneficios. La presencia en la calle no es barata, así que tu tienda tiene que ganarse el sustento. Seguramente compararás tu tienda de bajo rendimiento con otra de ubicación similar en otro lugar y analizarás los resultados.


Una reforma o un reacondicionamiento completo pueden revitalizar una tienda y convertirla en una comercio retail floreciente. Con el diseño y el equipo de acondicionamiento de la tienda adecuado, puedes esperar ver el retorno de tu inversión, por no mencionar la mejora de la moral del personal y la experiencia del cliente.


Beneficios de hacer la remodelación de tiendas


Una reforma retail también te da la oportunidad de reorganizar las cosas, no solo para mejorar el trabajo, sino para ofrecer una experiencia más completa a los clientes que entran por la puerta. Algunos otros beneficios son:



Un mejor entorno de trabajo y de compra


A todos nos gusta trabajar en un entorno cómodo y atractivo. El personal, en particular, aprecia las nuevas instalaciones y una tienda más limpia y moderna.


Impulsar el conocimiento de la marca

Las marcas pueden cambiar o desvirtuarse con el paso del tiempo, y una reforma es una oportunidad única para dar a conocer la marca al público que la rodea. Si te encuentras en una calle principal en la que es difícil destacar, cambiar el diseño de tu tienda puede suponer una gran diferencia.


También puede elevar el tono de la zona, convirtiéndola en un lugar en el que un mayor número de personas quiera comprar.


Hacer que la tienda sea más eficiente


Una reforma también le da la oportunidad de hacer que tu tienda sea más eficiente desde el punto de vista energético y operativo. Puede mejorar la iluminación, instalar una calefacción de bajo consumo y reducir el coste de tu negocio.


También significa que se reducen los costes de mantenimiento retail continuo, ya que se han instalado nuevos accesorios que requieren menos trabajos de reparación.


Publicidad adicional


Una remodelación retail es un buen momento para realizar un gran evento de apertura que atraiga a los antiguos clientes a la tienda, así como a los nuevos que pasen por ella. Puedes hacer que tu tienda aparezca en las noticias con un poco de publicidad adicional gratuita que puede ser efectiva durante algún tiempo.