LOGO OPTIMA FLAT -Sin slogan (COLOR).png

La robótica se apodera del retail

El mundo cambia abruptamente. Lo que hace escasos cuarenta años se sugería como ciencia ficción, hoy pertenece al mundo real y, también, establece nuevos modos de vivir generando otras necesidades. Como parte de este progreso, hoy el sector comercial, está implementando la robótica como parte de la experiencia del cliente, en una tendencia que va acentuándose rápidamente.


La reciente pandemia ha modificado considerablemente los hábitos de consumo, y ha obligado a los retailers a cambiar sus modelos de negocio. Un aumento enorme de la demanda y una oferta exigente, han propiciado la automatización de los pequeños comerciantes, creando un beneficio agregado.



Es un hecho que la empresa retail está recurriendo a este tipo de tecnología automatizada para posicionarse frente a sus rivales. El uso de robots asegura bajos costes y que las solicitudes se atiendan más expedita y efectivamente.


La empresa francesa de consultoría tecnológica Capgemini, estimó que, en 2022, el sector retail ahorraría hasta USD $340 millones anuales, haciendo la automatización de procesos claves como devoluciones, cadena de suministro, bases de datos de clientes e inventario, entre otras, y quizás la manera más simple de implementar esta renovación es con la Automatización Robótica de Procesos (RPA, por sus siglas en inglés).


La robótica y el retail


La robótica es una rama de la mecatrónica, aunque estos dos términos tienden a usarse indistintamente. Cada vez más el uso de robots en la industria está revolucionando la forma como los procesos se gestionan, logrando optimizar muchos factores y minimizando los costos de producción y procesamiento.


El retail no queda al margen de esta realidad. En muchas partes pueden verse cambios sustanciales en las dinámicas de los procesos de trabajo. Uno de estos cambios abrumadores tiene que ver con el uso de robots en la logística de los almacenes.

Los titánicos Amazon y Ocado Technology manejan sus centros logísticos de manera absolutamente automatizada, puesto que son lugares enormes, con centenares de robots que minuto a minuto transportan mercancía en espacios de tamaño asombroso.


Sin embargo, en los últimos tiempos el mercado online ha ido imponiéndose y con ello mucha de esta tecnología ha empezado a virar su rumbo. Mucho retail online y físico han decidido crear sus propios sistemas robóticos en sus almacenes, adaptando sus necesidades comerciales y sus espacios: en vez de ocupar el espacio de varios campos de fútbol, pueden perfectamente acomodarse en una pequeña bodega o almacén de una tienda.


Ante el peligro de colapso del sector retail durante el confinamiento, muchos se vieron impulsados a la automatización de su empresa en pequeño y a distribuirse en almacenes reducidos y compactos en ubicaciones múltiples, usando la robótica en su logística. Este concepto modular ha significado un avance en el store retail.


La nueva tendencia de los maniquíes robóticos


No sólo la logística y el mantenimiento de tiendas se han visto favorecidas con el uso robótico. El retail, buscando su pervivencia en medio de las grandes industrias y sorteando los efectos de los problemas sanitarios mundiales ha tenido que hacer mayor uso de la robótica.


La industria online se ha disparado y, en estos momentos, “la automatización es necesaria para sobrevivir”. Así lo expresó Scott Gravelle, CEO de Attabotics, empresa canadiense dedicada a la robotización para comercios de ambientes reducidos.


Pero, los robots no son simplemente brazos mecánicos que cargan contenedores o productos de aquí para allá. Tal como se muestra en muchas películas que hablan de humanoides y de IA, la robótica ha generado máquinas con formas humanas capaces de imitar los movimientos y gestos de sus modelos.



Estos maniquíes robot, algunos de tamaño natural, serían la versión actualizada y ampliamente mejorada de sus predecesores, los maniquíes totalmente estáticos y brillantes que se suelen apreciar en casi todas las tiendas físicas.


Japón lleva la delantera en la industria robótica de confección de maniquíes y ha lanzado al mercado varias versiones, desde las primeras que no tenían piernas y se movían de la cintura para arriba, hasta los más humanoides que pueden guiñar los ojos, sonreír e incluso tener ciertas interacciones con el público.


Estas avanzadas máquinas son capaces de medir la edad, sexo y comportamientos en las compras de los clientes, lo que constituye un progreso en el estudio de marketing, sin recurrir a las encuestas de mercado, además de que pueden ser elaboradas a partir de un modelo humano cotizado, una actriz, por ejemplo, con lo que se magnifica su uso estético y con ello se favorecen las ventas.


Los maniquíes robóticos y las ventas retail


Pero, el retail ¿qué es? Quizás en este momento es preciso recalcar el significado retail. Pequeños comerciantes, sería la más apropiada traducción, aunque la mediana industria también puede entrar en este rubro.


El por qué delimitar el término retail tiene su explicación. Ante la creciente demanda tecnológica, la adaptación de este sector se ha visto forzada, con lo que podría pensarse que hay posibilidades de que esto influya negativamente en las ventas y en la continuidad de la labor retail.


Hoy en día, algunas tecnologías de vanguardia se han instalado en algunas tiendas retail, como los beacon, la realidad virtual en 3D y, por supuesto, los maniquíes robóticos.


Estos últimos acaparan la atención de los usuarios y funcionan para demostración de prendas, como atractivo para el público y como elemento estético de primera mano.


Los robots que hacen las veces de maniquí, desde su aparición en el mercado, han añadido funciones a las tradicionales de éstos, algunas de ellas muy interesantes, por ejemplo, la capacidad de adaptarse a las talllas de los clientes, o captar, a través de sensores, el comportamiento de quienes ingresan a la tienda.



Según Fits.me, un sitio web de dos ingenieros de Estonia, cuenta con el primer "probador virtual" de la historia, que permite a los consumidores probarse ropa a través de un maniquí que puede cambiar su forma para adaptarse a 2000 formas de cuerpo diferentes.


Varios minoristas con sede en Europa, incluidos Thomas Pink y Barbour (que tienen tiendas físicas en DC), han comenzado a utilizar la tecnología en sus sitios web.


Según el sitio web Fits.me, las tiendas que utilizan la tecnología han visto un aumento del 57% en las ventas y una reducción del 28% en las devoluciones.


Pudiera pensarse que tan alta tecnología corresponde tan solo a las grandes empresas. Las retails companies van acercándose cada vez más a sus modelos gigantes y, desde su realidad, modifican sus espacios y sus modos operativos con tal de adaptarse a las exigencias del mundo moderno.


Las startups retail también han ganado espacio no sólo implementando robots en sus procesos sino creando tecnología robótica como la startup Caper que pudo desarrollar un carrito inteligente, basado en tecnología de deep learning, que permite detectar las compras de los clientes en su interior para que éste realice su pago desde el mismo.


Mientras la robótica y la Inteligencia Artificial ganan espacio y se adueñan del marketing, los pequeños comerciantes se fortalecen y siguen siendo una opción rápida, cómoda y diversificada que es muy poco probable que sea superada por los titanes del comercio mundial.