Probador interactivo es un hit en el retail

Actualizado: jul 27

La idea de un probador interactivo se está popularizando entre los minoristas desde hace tiempo. Los medios de comunicación llevan hablando de los primeros conceptos de uso de pantallas interactivas y realidad aumentada para simplificar el proceso de prueba y mejorar la experiencia de compra desde 2010. Pero los casos realmente viables aparecieron hace pocos años.



Las razones son obvias. Hoy en día, los probadores son un dolor de cabeza para los minoristas: son difíciles de mantener, desorganizados, desordenados y abarrotados. Por ello, en lugar de animar a los clientes a comprar, son una barrera para comprometerse con la compra.


Por otro lado, los clientes tampoco encuentran la experiencia agradable por muchas razones: ya sea por los probadores de pequeño tamaño, la falta de privacidad, las grandes multitudes, la ausencia de aspecto social o la impaciencia del personal.

Dado que gran parte de los clientes toman sus decisiones de compra en los probadores, es imperativo que los minoristas ofrezcan el mejor servicio, y la innovación en este aspecto llega en los probadores de ropa en el retail.


Algunas marcas han ido más allá para crear una experiencia realmente agradable en los probadores y sus esfuerzos no han pasado desapercibidos. Para ello, ponen el foco en fusionar la experiencia online y offline de forma aterciopelada, migrando todos los beneficios digitales al mundo real.


Según un estudio de Forrester Research, las compañías que invierten en la gestión de la experiencia de compra de los clientes incrementan en un 14% su ventaja competitiva con respecto a los que lo dejan en un segundo plano. El mantenimiento de las instalaciones físicas y su constante adaptación a las nuevas tecnologías del mercado son parte de todas las acciones necesarias para que una experiencia de compra sea positiva.


¿Por qué las tiendas necesitan una experiencia de compra memorable?


En un mundo tan competitivo, las pequeñas y grandes tiendas están haciendo muchos esfuerzos para atraer más clientes a sus tiendas, y ya que las encuestas apuntan que del 70% al 80% de las compras se deciden dentro de la tienda, éstas tratan de hacer que la experiencia de compra sea lo más agradable posible, y es aquí donde un probador interactivo puede marcar la diferencia.



5 grandes ventajas de un probador interactivo


A continuación, hemos destacado cinco grandes ventajas que los minoristas y compradores obtienen de los probadores interactivos:


1- Reducir al mínimo las molestias de los clientes


Una cantidad limitada de cosas para probarse; la incomodidad de llamar a un asistente mientras se está desnudo en el probador; la necesidad de hacer cambios adicionales para volver a la planta de compras mientras se espera que nadie ocupe la cabina.

Todas estas cosas frustran y a veces convierten el proceso de compra de ropa en una verdadera angustia. Los probadores inteligentes pueden resolver todos estos problemas:


  • Proporcionan un acceso rápido a la información sobre los productos de la tienda, los modelos disponibles y las tallas

  • El cliente puede pulsar el botón para llamar al asistente de la tienda y pedirle que traiga el artículo necesario

  • Pueden recomendar un producto relacionado que puede mejorar el aspecto del cliente

  • Eliminan la necesidad de salir del probador antes de decidir si comprar un artículo o no.


2- Más información para tomar una decisión de compra


Además de hacer más cómodos los probadores, las tecnologías interactivas ayudan a los clientes a tomar decisiones de compra más significativas y conscientes.


Por ejemplo, el ajuste de la iluminación ambiental y la información detallada sobre el producto son suficientes para que un cliente decida por sí mismo si necesita ese producto, por lo que esta decisión no le será impuesta desde el exterior.


3- Compromiso de los clientes


Los probadores interactivos permiten a los clientes consultar los artículos disponibles sin tener que volver a la planta de compras. También permiten llamar a un asistente de la tienda para que traiga otros modelos y tallas o a un estilista profesional con consejos para crear un look.


Estas características atraen al cliente no sólo para una compra puntual, sino que ayudan a establecer relaciones a largo plazo con la marca. Después de obtener una experiencia y unos servicios que ninguna otra tienda ofrece, el cliente volverá a comprar.


4- Aumento de las ventas


El cliente, desmotivado por una experiencia insuficiente en la tienda, suele marcharse sin realizar una compra. El usuario comprometido, que se siente cómodo en la tienda, es más probable que realice una compra. Además, generará confianza y estará dispuesto a volver más adelante.


La confianza significa que seguirán las recomendaciones de la pantalla y dejarán sus datos personales para participar en el programa de fidelización y recibir ofertas personalizadas en su smartphone o durante sus siguientes visitas a la tienda.


5- Análisis precisos


Para un minorista de ropa, un probador es el punto de contacto clave para convertir a los visitantes en clientes. Por lo tanto, un probador es el mejor lugar para recopilar análisis sobre cómo interactúa un cliente con los productos.


¿Qué vestido se suele comprar justo después de la prueba? ¿Cuál se probó varias veces a la semana, pero no se compró? Este tipo de información es muy valiosa para los minoristas, ya que les ayuda a entender qué quieren sus clientes y a ofrecerles la gama de productos y la calidad de servicios que esperan.


Es casi imposible obtener estos datos sobre los clientes, sin la ayuda de tecnologías interactivas en la tienda, especialmente si ésta es grande. Un probador inteligente puede informar al minorista de cuántos artículos ha probado el cliente y cuántos ha comprado.


El probador inteligente como inversión


Ahora que los minoristas están construyendo activamente estrategias omnicanal y añaden interactividad a sus tiendas, la experiencia de un probador interactivo de ropa es algo que no debería dejar de ser tenido en cuenta.


Las ventajas de los probadores inteligentes y los espejos interactivos son obvias, pero los minoristas no las están utilizando muy activamente hasta ahora. Se trata de los aparentemente altos riesgos financieros relacionados con tales innovaciones. Sin embargo, no tienen en cuenta que no invertir en la experiencia de compra, puede afectar duramente sus números al quedar rezagados en el tiempo.



Sin embargo, el concepto de probadores interactivos no debería seguir necesariamente la idea de los espejos inteligentes, que son más adecuados para las tiendas de diseño de pequeño tamaño.


Toda su funcionalidad puede emplearse con dispositivos asequibles como tabletas y pantallas táctiles, y el uso de la tecnología puede escalarse en función del tamaño de la tienda y de su gama de productos.


Los probadores interactivos son sin duda una excelente idea en el retail, siendo escalado al tamaño respectivo del comercio. Estos probadores abren posibilidades para el negocio que hace que la inversión valga la pena.